ACS y calefacción, todo lo que debes saber sobre su etiqueta energética

ACS y calefacción, todo lo que debes saber sobre su etiqueta energética 5.00/5 (100.00%) 2 votes

Ahora ya todos los consumidores que deseen adquirir un nuevo sistema de calefacción y de producción de agua caliente sanitaria pueden guiarse por la etiqueta energética que barema el consumo de energía y agua que éste genera. Un etiquetado visible en los aparatos que determina que su calificación energética esté dentro de los parámetros de la Directiva Europea 2010/30/UE.

La tendencia del etiquetado energético en productos consumidores de combustibles se ha extendido en la actualidad por todos los países industrializados, alcanzado un gran compromiso en la Comunidad Europea. Una medida puesta en común con el objetivo de lograr una mayor concienciación social del problema de la contaminación del medio ambiente.

Qué es la etiqueta energética

Desde abril de 2017 la señalización del nivel de eficiencia energética ha sido impuesta de obligado cumplimiento para la comercialización de todos los generadores que empleen combustible sólido, de modo que los clientes que quieran adquirirlos cuenten con una información normalizada sobre el nivel del consumo de energía y de agua que estos producen.

De esta forma, gracias a la etiqueta energética, contamos con una información muy valiosa para hacer un mejor uso de las energías y contribuir a un proceso de mejora medioambiental al que todos debemos contribuir.

Esta calificación se rige por una ley que ha sido revisada recientemente por la Comunidad Europea y que, en España, ha sido transcrita a Reales Decretos para cumplir con las exigencias a las que nos han conducido los actuales niveles de contaminación y calentamiento global. Supone, por tanto, una herramienta esencial para alcanzar el objetivo de la Unión Europea de incrementar la eficiencia energética al menos en un 20%.

Lo que es aún más importante es que serán los propios consumidores quienes podrán optar por la compra de los equipos que generen menor consumo de energía guiándose por el baremo de la etiqueta visible en dichos aparatos.

Así, en Junkers tomamos partido en esa labor de evitar la contaminación y dotamos a nuestros equipos de un sistema inteligente que optimiza el consumo energético, de manera que calderas de condensación y calentadores de agua caliente puedan contribuir responsablemente a la sostenibilidad del planeta.

Cómo funciona el baremo de la etiqueta energética

Es bastante fácil de entender lo que nos quiere decir la etiqueta energética, aunque en ella se condense una valiosa información, los pictogramas con códigos de color simplifican e internacionalizan su significado.

La escala de la calificación energética de la etiqueta abarca hasta siete niveles, representados en siete letras correlativas de la A a la G, siendo la primera la calificación más alta y la G la menos eficiente energéticamente.

A su vez, esta etiqueta incluye otros datos como, por ejemplo, el consumo de energía anual (kWh/año y kWh/m2) y sobre el consumo de CO2 anual (kgCO2/año y kgCO2/m2).

Asimismo, además de contar con la etiqueta energética, en el momento de la instalación del sistema de calefacción en el hogar, el operador deberá aportar al consumidor una etiqueta de sistema. En ella deberá indicarse su nivel de eficiencia energética en todo su conjunto, ya que en la instalación se pueden incluir otros aparatos complementarios, como los generadores auxiliares.

Por otra parte, la etiqueta energética caduca a los 10 años de su emisión, aunque es un certificado que se puede actualizar si así lo solicitamos.

Otros electrodomésticos se han sumado a esta medida

Desde los años 90 el consumo de energía de los hogares en España ha ido incrementando cada año un 2,5% lo que, en los últimos años ha despertado cada vez mayor alarma.

En este sentido, el binomio de agua y energía se sitúa en el punto de mira como los recursos naturales, cuya gestión podemos controlar para hacer de ellos un uso más eficiente.

Los edificios son responsables de más del 40% del consumo de energía y, por consiguiente, de la contaminación ambiental que ello provoca. Por eso las directrices europeas se han puesto manos a la obra para garantizar la sostenibilidad en materia de construcción para contar con edificios más eficientes energéticamente y mucho menos contaminantes.

Para ello, el contar con sistemas de calefacción y generadores ACS con un nivel óptimo de consumo energético es de vital importancia, ya que, junto a los demás electrodomésticos y la iluminación, son uno de los mayores contribuyentes de esta contaminación producida por los edificios. Hay que tener en cuenta que solo los frigoríficos, al estar encendidos todo el tiempo durante todos los días del año, pueden llegar a consumir el 30% de la energía que se gasta en una casa.

Así pues, frigoríficos, lavadoras, lavavajillas, hornos, aspiradores, secadores, aires acondicionados y otros, con una potencia máxima de 70 kW, deben contar también obligatoriamente con la etiqueta energética.

De esta manera, para continuar con el compromiso en el cambio energético, son muchas las ciudades inteligentes que pueden concentrar mayores esfuerzos en el desarrollo de las energías renovables en todas sus variables.

ACS y calefacción, todo lo que debes saber sobre su etiqueta energética

| Ahorro de Energía | 0 Comments
Acerca del autor
- Empresa líder en sistemas de calefacción y agua caliente