Cómo y cuándo realizar el mantenimiento de las calderas de gas

Vota este artículo

Con la cantidad de aparatos electrónicos, instalaciones de agua y gas, radiadores y con los electrodomésticos que contamos en una casa hoy en día, es normal que surjan dudas y preguntas acerca del mantenimiento necesario para todo ello y cómo proceder.

En muchas ocasiones nos hemos encontrado con que hay algunos consumidores que se encuentran desorientados a la hora de hablar de la revisión e inspección de calderas de gas, y en casos más extremos incluso ignoran la necesidad de las mismas.

Preguntas como ¿Cuáles son los plazos para hacerla?, ¿Son totalmente obligatorias?, ¿Los hace el fabricante de mi caldera o puedo encargarla a un particular de confianza? ¿Qué coste tiene y a quién debo pagárselo? Estas preguntas son muy comunes.

Y es que hay varios aspectos acerca del mantenimiento de calderas de gas que pueden llevar a confusiones.

Mantenimientos de calderas de gas: ¿qué debemos tener en cuenta?

Para empezar, es importante y necesario tener claro que existen dos conceptos, y hay que saber diferenciarlos entre sí:

  1. La Inspección de calderas de gas
  2. La Revisión de calderas de gas

Inspecciones de calderas de gas

Una inspección consiste en que un operario de la distribuidora oficial con la que se tiene contratado el suministro del gas (ya sea Gas Natural, Endesa, Iberdrola etc.) revise completamente y el funcionamiento de la instalación completa: la estanqueidad y el estado de conservación del contador, el estado y eficiencia de las tuberías, llaves y gomas.

En el caso de una inspección, son las propias compañías de gas las que deben asegurarse de que esta revisión se haga correctamente y a tiempo. Por ello, avisarán con tiempo al cliente tanto por carta como por carteles en áreas comunes de la vivienda por lo menos con 5 días de antelación, en caso de que no se vaya a estar presente en el domicilio el cliente podrá solicitar una fecha alternativa.

Existe la posibilidad de que el consumidor pueda contratar su propia empresa habilitada y homologada para ello, pero este no suele ser el caso más común.

Las inspecciones completas se realizan aproximadamente cada 4 0 5 años según el tipo de gas y la comunidad.

En cuanto al coste de las inspecciones, cabe destacar que se cobran dos conceptos. Por un lado, los gastos de gestión de la distribuidora que son fijos y hay que pagar siempre.

El segundo es la inspección en sí misma.

  • Si hemos optado por nuestra propia empresa, el precio será el acordado con ella.
  • Si hemos optado porque lo realice la distribuidora, el precio es el regulado por la comunidad autónoma, pero las variaciones son importantes.
  • Si se trata de instalaciones en edificios en los que hay una instalación comunitaria, habrá que añadir el coste de la inspección de esta instalación común, que encarecerá la inspección.

La inspección se abona siempre a través de la factura de gas de nuestra compañía comercializadora. Aunque hayamos optado por contratar nuestra propia empresa, el pago siempre lo tiene que gestionar a través de la distribuidora, que posteriormente se lo pasa a la comercializadora. Por ello, hay rechazar siempre pagar al técnico que va a hacer una inspección de la instalación de gas canalizado.

Revisión de calderas de gas

La revisión de la caldera del gas es distinta, y suele realizarse cada dos años, pero esto puede cambiar en base a las especificaciones técnicas particulares de cada aparato térmico (y en función de las especificaciones técnicas recomendadas por cada marca en el manual de mantenimiento, siendo la recomendación general de los distintos fabricantes la revisión anual para garantizar una combustión optima, mejor eficiencia energética y mayor vida útil).

junkers revisión caldera

En caso de las revisiones, el objetivo es controlar el correcto funcionamiento del equipo en sí (la caldera), asegurar su eficiencia energética, durabilidad y seguridad. Para realizar este tipo de revisiones, la opción más recomendable es siempre contactar con el Servicio Técnico Oficial del fabricante.

De esta manera nos podrán asesorar directamente, ya que son los mayores expertos acerca de los aspectos técnicos de sus aparatos y están al día en cuanto a los problemas más típicos que puedan darse y a sus soluciones.

Además, son los que nos garantizan el  suministro de recambios originales de la caldera en caso de ser necesario una reparación de la misma.

Como detalle, en muchas ocasiones los fabricantes ofrecen la revisión gratuita a aquellos clientes que hayan contratado un servicio de mantenimiento de carácter anual (el cual incluye también la reparación de posibles averías que surjan).

Junkers dispone de una red de servicios técnicos oficiales de asistencia técnica para todos los productos que comercializa, incluyendo por supuesto las calderas de gas.

¿Necesitas ayuda escogiendo la mejor opción para tu casa? ¿Tienes alguna duda acerca de nuestros productos? Contacta con nosotros sin ningún tipo de compromiso y estaremos encantados de ayudarte.

Para leer más artículos útiles como este, echa un vistazo a nuestro blog.

Cómo y cuándo realizar el mantenimiento de las calderas de gas

| Ahorro de Energía | 0 Comments
Acerca del autor
- Empresa líder en sistemas de calefacción y agua caliente