En Productos

El aire acondicionado es fundamental para soportar las olas de calor veraniegas. Sus beneficios para asegurar el confort y bienestar en el hogar son múltiples, ya que puede ayudarnos a: 

Sin embargo, a pesar de estas ventajas, el aire acondicionado ha generado múltiples creencias o falsos mitos que desde Junkers Bosch nos gustaría desmentir. 

6 mitos (falsos) sobre el aire acondicionado 

El aire acondicionado es perjudicial para la salud porque introduce contaminación del exterior en casa 

Esto es completamente falso.  El funcionamiento del aire acondicionado no se basa en meter frío en una estancia, sino en extraer el aire caliente de una habitación empleando un circuito frigorífico. 

Además, el aire acondicionado puede ser muy beneficioso gracias a su capacidad para la limpieza y el filtrado del aire, lo que mejora la calidad ambiental. 

El aire acondicionado aumenta el riesgo de resfriados

Este es otro de los mitos más comunes relacionados con el aire acondicionado. Sin embargo, hay que distinguir entre utilizar el aire acondicionado para climatizar o hacer un mal uso del mismo. 

La clave es buscar una temperatura de confort, evitando fuertes contrastes entre el interior y el exterior de la vivienda. Lo normal es que la diferencia se sitúe entre 8-10 °C. Por ejemplo, si en la calle estamos a 32 °C, podemos programar el equipo a 22-24 °C. 

En esta misma línea, la OCU y el IDAE recomiendan que la temperatura del aire acondicionado en verano esté entre los 24 y los 26 °C. 

Por otra parte,  para evitar catarros y resfriados, se aconseja no exponerse de forma directa al flujo principal del aire del equipo.

Dormir con el aire acondicionado encendido es peligroso

Otro mito que debemos desmentir. Y no solo eso: muchas veces dormir con el aire acondicionado es necesario para garantizar un descanso realmente reparador.

Normalmente, los problemas que asociados a dormir con el aire acondicionado se deben a un mal uso que debemos corregir: por la noche nuestra temperatura corporal desciende, así que lo recomendable es aumentar la temperatura del aire acondicionado uno o dos grados con respecto a la temperatura que mantenemos durante el día.

Algunos modelos tienen una función SLEEP que permite que el equipo se apague al alcanzar la temperatura óptima, evitando consumos innecesarios y garantizando el descanso. 

Si ponemos el aire acondicionado al mínimo, la habitación se enfriará más rápido

Se trata de una creencia muy extendida: tras pasar todo el día fuera, llegamos a casa y ponemos la temperatura del aire acondicionado más baja de lo normal para que la estancia se enfríe antes. Esto es un error porque no importa a qué temperatura esté el termostato: lo que enfría la estancia es el caudal del aire.

Además, bajar los grados del aire acondicionado en exceso no es precisamente eficiente: si ponemos  el termostato a 16 °C cuando la temperatura que queremos es de 25 °C, el compresor tratará de alcanzar la temperatura indicada rápido y acabará consumiendo mucha energía. 

Por suerte, actualmente hay equipos de aire acondicionado con modos de programación y conexión Wifi que pueden controlarse de manera remota, a través de una App. Gracias a ellos, podemos encender nuestro aire acondicionado con antelación para que, cuando lleguemos a casa, esté a la temperatura adecuada. 

Si dejamos el aire acondicionado encendido, gastamos menos energía que si lo encendemos y apagamos 

Esta afirmación podría tener sentido, ya que el momento de máximo consumo del aire acondicionado es el arranque del equipo. Pero existen matices.

Por ejemplo, ¿qué sentido tiene dejar el aire acondicionado puesto si no estamos en casa? 

Está claro que encender y apagar el aire acondicionado cada 5 minutos es poco eficiente. Por eso, si vamos a salir durante poco tiempo de una habitación o de casa, podemos dejarlo encendido. 

Por otra parte, gracias a la tecnología Inverter, es posible controlar la velocidad del equipo de compresión y mejorar tanto el consumo energético como la sensación térmica: como el compresor no se apaga, evitamos las sobrecargas de voltaje y las fluctuaciones en la temperatura que pueden tener un impacto importante en la factura de la luz.

Aun así, lo ideal es encender este equipo cuando realmente vayamos a disfrutar de él. 

Los equipos con mayor potencia consumen más energía 

Aquí nos encontramos con otra afirmación que no es del todo cierta. 

Cuando compramos un equipo de aire acondicionado, es fundamental elegir un modelo que se ajuste a cada tipo de estancia. ¿Por qué? Porque si instalas una unidad con una potencia mayor de la que necesitas, consumirás más energía y, si haces lo contrario, el equipo tendrá que trabajar en exceso para lograr la temperatura de confort. 

Nuestro consejo es asesorarse por profesionales para saber cuál es el tamaño y la potencia óptima de un equipo para el espacio que quieres climatizar.

La ubicación de tu aparato de aire acondicionado también influirá en su funcionamiento más o menos eficiente. 

Se recomienda instalar el split en una zona donde no tenga contacto directo del sol. También debemos evitar poner la unidad interior cerca de electrodomésticos, como el frigorífico o la nevera,  que puedan alterar el funcionamiento del termostato o bloquear el flujo natural del aire alrededor de la máquina.

Entradas recientes

Comentar

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt