En Productos

Encontrar el mejor sistema de climatización no siempre es fácil. En función del tipo de vivienda, su ubicación o nuestras necesidades, a veces queremos un sistema que nos ofrezca únicamente frío, únicamente calor o ambas opciones. 

Si tu objetivo principal es refrigerar tu casa, tienes varias opciones: 

  • Aire acondicionado Split. Es la más habitual. El sistema está dividido en dos partes: una unidad que se coloca en el interior de la casa y una unidad exterior que se suele instalar en la fachada. La primera extrae el calor de la estancia y la segunda lo expulsa fuera.
  • Aire acondicionado Multisplit. Funciona igual que el aire acondicionado split, pero tiene varias unidades interiores conectadas a una única unidad exterior. Este sistema permite climatizar varias habitaciones de manera independiente. 
  • Aire acondicionado por conductos. En este caso, únicamente hay unidad exterior que realiza todo el proceso y que dirige el aire frío hasta las diferentes estancias de la casa gracias a un sistema conductos ubicado en un falso techo de la vivienda.
  • Aire acondicionado fancoil. Los fancoil son equipos de agua-aire. Estéticamente, son similares a los radiadores convencionales, y tienen en su interior un intercambiador de calor, un ventilador y un filtro: el agua fría llega al aparato y, gracias al intercambiador, cede el frío al aire que lo rodea, que se expulsa y distribuye por la estancia gracias a un ventilador. 
  • Aire acondicionado portátil. Funciona de manera similar al aire acondicionado split, pero tiene una única unidad. Este tipo de equipos no requieren instalación, pero necesitan un tubo para sacar el aire caliente al exterior. 

Aire acondicionado de pared o aire acondicionado portátil: pros y contras

Los diferentes tipos de aire acondicionado tienen tres partes diferenciadas (el compresor, que es el «motor» encargado de mover el fluido refrigerante; el evaporador, que es la parte en contacto con la habitación para absorber el calor; y el condensador, un serpentín que bombea y expulsa el calor hacia el exterior).

Según su instalación, distinguimos entre sistemas de aire acondicionado fijos o portátiles. 

Los primeros son los más habituales, y se instalan anclados a la pared. El mejor ejemplo son los split, que es lo que identificamos como aire acondicionado de pared. 

Los aires acondicionados portátiles, por su parte, tienen una única pieza y no necesitan estar anclados. Además, como tienen ruedas, podemos desplazarlos de una habitación a otra. 

Ambas opciones pueden ser interesantes. Pero, ¿cuál es la mejor?

Aire acondicionado de pared: ventajas e inconvenientes

Los Split son el sistema de refrigeración más económico dentro de los aparatos de aire acondicionado fijos.  

Además de su precio, sus ventajas frente a los aires acondicionados portátiles son su eficiencia (la mayoría incorporan modo ECO, de bajo consumo y opciones de programación), su estética y su trabajo silencioso (la parte que emite más ruido es el compresor y está ubicado fuera de la casa, en la unidad exterior). 

En esta misma línea, los aires acondicionados split apenas requieren mantenimiento (solo es necesario limpiar los filtros periódicamente) y son una bomba de calor Inverter. Esto quiere decir que pueden usarse para calentar la vivienda en invierno.

Respecto a los contras del aire acondicionado de pared, uno de los más importantes es que el equipo debe ser instalado por un profesional cualificado y certificado. Además, como su ubicación es fija, debemos tener muy claro dónde ponerlo. 

Por otra parte, este tipo de aire acondicionado no se puede mover, así que necesitarás instalar tantos splits como estancias quieras refrigerar. 

Otro contra del aire acondicionado de pared es que, si vives en una comunidad de vecinos, tendrás que pedir permiso para instalar la unidad exterior. Este aspecto no suele ser un problema, pero conviene tenerlo en cuenta porque esta unidad suele instalarse en elementos comunes como fachadas o terrazas. 

Aire acondicionado portátil: ventajas e inconvenientes

Los aires acondicionados portátiles también se denominan «tipo pingüino» y podemos usarlos para enfriar unas estancias por el día y otras por la noche. 

Esta característica es su principal ventaja, aunque no la única: son más baratos que un aire acondicionado de pared, no necesitan instalación fija y pueden usarse en modo ventilador, es decir, sin generar frío.

Sin embargo, el aire acondicionado portátil tiene algunos contras. 

Para empezar, los equipos son mucho menos potentes y eficientes que los modelos fijos (es decir, gastan más energía y tardan más en enfriar las estancias), son bastante pesados (algunos llegan a pesar 25 o 30 kilos) y suelen ser ruidosos en comparación con los aires acondicionados split o de pared.

¿Cuál me interesa? 

La mayoría de personas eligen el aire acondicionado de pared por comodidad, estética y eficiencia energética. 

Aun así, antes de tomar una decisión, debes valorar estas cuestiones. 

  • Si vives en un piso o una casa de alquiler en la que no vas a quedarte mucho tiempo, es posible que no te interese invertir en la instalación de un aire acondicionado de pared.
  • Si no tienes espacio para la unidad exterior o si la comunidad de propietarios se opone a su instalación, tendrás que decantarte  por otra alternativa. 
  • Si crees que no vas a usarlo o la instalación supone un desembolso económico importante para ti, puedes valorar la opción del aire acondicionado portátil. 

La gama Climate de Junkers garantiza la calidad del aire en el interior de la vivienda, con refrigerante R32, alta tecnología de filtrado, eficiencia A+++ y  modelos con conectividad Wifi que pueden controlarse mediante la aplicación HomeCom Easy. Consulta nuestro catálogo de productos.

Entradas recientes

Comentar

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt