En Actualidad, Ahorro de Energía

El concepto bioconstrucción (también ecoconstrucción) hace referencia a un tipo de arquitectura sostenible que busca la integración de los edificios y su mínimo impacto en el entorno. 

La bioconstrucción asume los principios de la sostenibilidad aplicados a la construcción, lo que implica el desarrollo de proyectos eficientes energéticamente, que produzcan bajas emisiones en carbono y en los que se usen e implementen materiales naturales. 

De esta forma, la bioconstrucción consigue tres beneficios fundamentales: el bienestar del ser humano, el cuidado del entorno gracias a la aplicación de los criterios de la arquitectura sostenible y un estímulo económico que contempla el uso de recursos locales. 

Esta nueva visión de la arquitectura tiene una perspectiva multidisciplinar que trasciende de lo estético para crear espacios o viviendas que facilitan el ahorro de energía y que, además, transmiten bienestar y fomentan la productividad.

Los principios básicos de la bioconstrucción

Los pilares fundamentales en los que se basa la bioconstrucción son: 

  1. Uso de materiales naturales

Los materiales utilizados en las eco construcciones son naturales, apenas están manipulados/tratados y son extraídos de un lugar cercano a la construcción para que su impacto sea mínimo: puesto que no se tienen que trasladar, se ahorra una cantidad de energía considerable.

En el caso de emplear materiales reciclados, al alargar su vida útil, también se amortiza la energía usada en su fabricación durante más tiempo. 

En esta misma línea, en los proyectos basados en los principios de la bioconstrucción se realizan análisis del ciclo de vida de todos los materiales empleados para saber cada cuanto tiempo tendrán que ser sustituidos o reparados. 

  1. Apuesta por la sostenibilidad

La bioconstrucción busca el equilibrio entre los valores económicos, ecológicos y sociales. Este equilibrio es la base para que el proyecto se considere viable y beneficioso para todas las partes implicadas. Así, el edificio o vivienda no solo debe ser rentable económicamente, sino que también debe ser construido de manera justa, aplicando criterios de transparencia y racionalidad.

  1. Bienestar

Las eco construcciones utilizan materiales naturales, menos dañinos para las personas y para el entorno. Esto, junto con su diseño y eficiencia, garantiza el confort y se traduce en un mayor bienestar para sus habitantes. 

Pongamos algunos ejemplos: en las casas bio  el aire tiene mayor calidad que en la mayoría de las construcciones tradicionales; además, emiten menos CO₂, por lo que contaminan mucho menos; para finalizar, las casas ecológicas garantizan un menor gasto en energía y una temperatura interior estable.  

Además de estos «pilares» básicos, las bio construcciones también tienen algunas características comunes, entre las que destacan: 

  • Diseño flexible 

Las viviendas ecológicas se proyectan y construyen según las necesidades de sus futuros residentes, ajustándose al máximo a sus gustos y preferencias, tanto estéticas como funcionales.

  • Ubicación adecuada

Elegir el lugar adecuado para poner en pie una vivienda bio es fundamental: el emplazamiento escogido no debe tener impacto sobre la fauna y flora del entorno ni sobre el paisaje, evitándose espacios industriales o contaminados para no tener un aire perjudicial para la salud.

  • Distribución cuidada 

El diseño de una vivienda ecológica requiere maximizar la iluminación natural y contar con un aislamiento óptimo. 

También se presta especial atención a la orientación y distribución de las estancias, dependiendo de su uso, para minimizar el consumo de energía. 

Normalmente, las habitaciones más utilizadas se colocan al sur de la bioconstrucción, mientras que las menos utilizadas, se proyectan hacia el norte.

Beneficios de la bioconstrucción 

Las «casas eco» son construcciones inteligentes, que integran conceptos como ecología, tecnología sostenible e incluso salud, y que ofrecen muchos beneficios. Los más importantes son: 

  • Ahorro de energía. La bioconstrucción es uno de los principales objetivos de la bioconstrucción. ¿Cómo se produce este ahorro? Básicamente, disminuyendo al máximo posible el gasto de recursos como el agua o la luz gracias al uso de sistemas de climatización eficientes, a la integración de energías renovables y a la instalación de canales para almacenar agua de lluvia o de ventanales que permitan la entrada de luz natural. 
  • Integración con las energías renovables. Tal y como ya hemos apuntado, la bioconstrucción integra las bioconstrucción en la vivienda, incluyendo la aerotermia, los paneles solares o las terrazas verdes para aprovechar los recursos naturales.
  • Promoción de la salud. Los materiales utilizados en bioconstrucción no generan perjuicios para el medioambiente ni para las personas. Se trata de edificios saludables, «libres» de tóxicos, y que tienen un efecto positivo en el bienestar de sus habitantes/usuarios. El correcto aislamiento y el uso de sistemas de ventilación naturales y mecánicos también previene la condensación y la aparición de problemas de humedades o moho, que pueden ser muy perjudiciales para la salud de personas y mascotas. 

El futuro de la edificación pasa por la bioconstrucción debido a sus múltiples ventajas, que nos demuestran que hacer otro tipo de construcción pensando en las personas y en el planeta es posible.

Por otra parte, las casas que se construyen de manera ecológica pueden mejorar en mucho la calidad de vida de quienes las habitan. Y sus beneficios, aunque a priori individuales, se trasladan al conjunto de la sociedad, pues al construir de manera responsable se genera un bien común para toda la comunidad.

Entradas recientes

Comentar

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt