En Actualidad, Productos

La contaminación del aire es nociva para el medioambiente y para el ser humano. Y no solo hablamos de los espacios exteriores: estudios de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos indican que los niveles de contaminantes pueden ser hasta cinco veces más elevados en el interior de los edificios, lo que nos hace preguntarnos cuál es la calidad del aire que respiramos en casa.

De forma muy genérica, la calidad del aire (CAI o IAQ por las siglas en inglés de la expresión «indoor air quality«)  hace referencia al estado del aire dentro de un edificio en relación con la salud y el bienestar de las personas. 

El aire, por definición, es inodoro, incoloro e insípido. Sin embargo, prácticamente en todos los interiores encontramos compuestos orgánicos volátiles que provienen de materiales de construcción, mobiliario o productos químicos utilizados para la limpieza y que afectan negativamente a su calidad.

Según los expertos, el mejor indicador de la calidad del aire en un espacio interior es el propio organismo humano, que ante situaciones de deficiencia puede reaccionar con síntomas físicos como dolores de cabeza, tos, congestión, fatiga, irritación de ojos o síntomas respiratorios.

¿Qué provoca que la calidad del aire de la vivienda sea deficiente?

Determinar una única causa de la mala calidad del aire en interiores es complicado, puesto que normalmente se debe a una combinación de distintos factores. 

El manejo de la calidad del aire en espacios cerrados implica tanto el control de los contaminantes transmitidos por el aire como la introducción y distribución del aire interior adecuado, e incluye mantener una temperatura razonable y unos niveles de humedad aceptables. 

En el primer caso, debemos tener en cuenta que el aire del exterior ingresa en los edificios a través de diferentes puntos, entre ellos ventanas, puertas y sistemas de ventilación. 

Respecto a la humedad, puede deberse a que la ventilación no es adecuada o a un mal aislamiento, y aumenta el riesgo de sufrir problemas de ácaros y moho, culpables de multitud de alergias y problemas respiratorios.

Consejos para mantener una buena calidad del aire en la vivienda 

Mantener una buena calidad del aire en casa no es un capricho: es una cuestión de bienestar y una manera más de velar por nuestra salud.

Uno de los consejos para mejorar la calidad del aire en interiores es colocar plantas, cuyo potencial decorativo se ve reforzado por su capacidad para filtrar el aire de manera natural. 

Reducir el uso de aerosoles en forma de ambientadores, desodorantes o productos de limpieza es otro gesto que nos ayudará a reducir los compuestos orgánicos volátiles (COV) que merman la calidad del aire en la vivienda.

Actualmente, hay multitud de textiles que proceden del petróleo. En la práctica, esto supone que poco a poco van desprendiendo los químicos que poseen, lo que contamina el aire de nuestras estancias interiores. 

Evitándolos y convirtiendo nuestro hogar en una zona «libre de humos», también contribuimos a mejorar la calidad del aire que respiramos. 

En esta misma línea,  conviene aspirar con frecuencia alfombras o las tapicerías de los sofás, superficies donde es más habitual que se acumulen polvo y ácaros.

Pero, sin duda, la clave para mantener una calidad del aire aceptable en el hogar es la ventilación

La ventilación cruzada nos ayuda a renovar el aire diariamente: requiere únicamente cinco minutos, un tiempo en el que las paredes y los techos no modifican su temperatura, por lo que la pérdida energética es relativamente pequeña.

Para garantizar la calidad del aire en la vivienda también podemos utilizar elementos de ventilación mecánica o controlada, como los purificadores de aire. Estos aparatos incluyen ventiladores y filtros que renueven el aire de la vivienda hogar en pocos minutos.

¿Qué podemos hacer por ti?

Vent 4000 CC de JUNKERS BOSCH  es una de las mejores opciones para controlar la ventilación de tu vivienda. 

Este recuperador de calor proporciona aire fresco de manera eficiente, sin tener que abrir las ventanas.

Se trata de una solución óptima para la ventilación mecánica en viviendas unifamiliares o en bloques de pisos, ya que ofrece una altísima eficiencia: hasta un 93 % de recuperación de calor y clasificación ErP de hasta A+.

Sus dimensiones compactas y su bajo peso (15 kg), hacen de Vent 4000 CC un sistema flexible que permite su ubicación fuera del campo de visión. De hecho, ocupa tan poco espacio que puede ponerse bajo un techo suspendido. 

Respecto a su manejo, es sencillo e intuitivo, a través de diferentes reguladores y de una app, e incluye programas diarios o semanales. 

Además, Vent 4000 CC tiene una sonda de humedad para evitar la formación de moho y humedades que pueden poner en peligro la calidad del aire de la vivienda.

Entradas recientes

Comentar

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt