En Ahorro de Energía

El aire acondicionado es un equipo muy habitual en nuestros hogares, especialmente en zonas geográficas donde las temperaturas son elevadas. Puesto que su uso se relaciona con los meses de verano, este tipo de equipos de climatización son comunes tanto en viviendas habituales como en segundas residencias o en casas y pisos de uso vacacional, pero muchos de estos equipos tienen doble función de refrigeración y calor al mismo tiempo.

A continuación te damos algunos consejos para ahorrar con el aire acondicionado sin renunciar al confort. Al fin y al cabo, el aire acondicionado es un aparato que nos permite estar confortables en casa y que evita que suframos las incomodidades propias del calor (sudor, fatiga, problemas para conciliar el sueño, etc.). Sin embargo, no hacer un uso eficiente y responsable del aire acondicionado también puede repercutir negativamente en nuestra salud y en nuestro bolsillo.

Las tres claves para ahorrar con el aire acondicionado

Elige el mejor equipo

Cuando instalamos un aire acondicionado debemos tener en cuenta muchas cuestiones. Una de las más importantes es su consumo energético, pero no es la única. También debemos valorar factores como el clima, las dimensiones de la vivienda o cuántas personas viven en ella, además de la orientación de la casa.

Todos estos elementos determinarán la potencia del equipo. Si no eliges un equipo con la potencia adecuada, este tendrá que trabajar más para enfriar la estancia, por lo que su rendimiento será menor, y consumirá más energía.

Apuesta por la eficiencia

Elegir un equipo eficiente siempre es sinónimo de ahorro. Para saber la eficiencia de un modelo de aire acondicionado debes fijarte en su etiqueta energética. Todos los equipos comercializados en Europa están obligados a llevarla. Esta etiqueta se basa en un sistema de letras y eficiencia, tanto en funcionamiento en modo frío, como en modo calor.

De forma genérica, la eficiencia del aire acondicionado depende de los kW térmicos generados por cada kW consumido. Desde el año 2013, los fabricantes deben incluir en el etiquetado de los equipos de climatización el SEER (Seasonal Energy Efficiency Ratio) y el SCOP (Seasonal Coefficient Of Performance). Ambos índices miden el rendimiento energético estacional del equipo, en frío y en calor, incluyendo cuestiones como el consumo cuando está apagado (consumo fantasma) o el rendimiento con cargas parciales.

Los equipos de aire acondicionado A+++ son los más eficientes (SEER igual o mayor que 8,50 y SCOP igual o mayor que 5,10), mientras que los G (SEER inferior a 2,60 y SCOP inferior a 1,90) son poco eficientes y consumen mucha energía.

Se calcula que con un equipo clasificado como A+++ el ahorro de energía con el aire acondicionado alcanza el 40%.

Pon el aire acondicionado a la temperatura adecuada

Aunque la sensación de frío de o calor depende de cada persona, existe una “temperatura de confort” cuyo mantenimiento nos ayudará a ahorrar con el aire acondicionado.

Según el Ministerio de Industria, fijar la temperatura del termostato del aire acondicionado a 24 grados permite obtener una temperatura agradable en la vivienda durante todo el día. Sin embargo, según el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía) conviene variar la temperatura en función de la cantidad de personas que haya en la vivienda, el tipo de ropa que llevamos o la humedad ambiental.

De forma genérica, una temperatura de entre 24 °C y 26 °C en la vivienda se podría considerar ideal para el verano. Este rango proporciona confort térmico y facilita un consumo energético responsable.

Aun así, la mayoría de las personas reducen la temperatura de su aire acondicionado instintivamente hasta los 20-21 °C para conseguir un enfriamiento más rápido de la casa. Esto afecta negativamente al consumo: piensa que lo aconsejable es que la diferencia máxima entre la temperatura interior y exterior sea de 12 grados y que cada grado de diferencia puede suponer un gasto “extra” de energía del 8%.

Otros consejos para ahorrar con el aire acondicionado:

  • Algunos equipos de aire acondicionado incluyen modos de trabajo “ECO”, “ahorro” o “noche” con los que puedes reducir el consumo energético hasta un 30%.
  • Ventila la vivienda por la noche. La bajada de las temperaturas nocturna es idónea para abrir las ventanas, generar corriente y ventilar la casa.
  • Utiliza toldos y mantén las persianas y las cortinas cerradas en las horas centrales del día o de mayor calor.
  • Cuando el aire acondicionado esté en uso, evita abrir puertas y ventanas innecesariamente. Apaga el equipo cuando salgas de casa y haz uso de la programación del mismo para que se climatice la vivienda para cuando vuelvas.
  • Instala el aire acondicionado en un lugar donde no le dé el sol directamente. También es recomendable que la zona donde ubiques el equipo tenga circulación de aire.
  • Mantén el equipo en buenas condiciones. Si el aire acondicionado no está en buenas condiciones, tiene averías o componentes como los filtros están sucios, la unidad necesitará más energía para trabajar y su consumo será mucho mayor. Recuerda contactar siempre con el Servicio Técnico Oficial.

Con estos tips, ahorrar con tu aire acondicionado sin renunciar al confort en tu vivienda es más fácil. ¿Otro consejo? Elige un equipo de aire acondicionado Junkers y apuesta por la eficiencia.

Entradas recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt