En Ahorro de Energía

En estos últimos meses en los que el toda la actividad diaria se ha centrado en torno al hogar, el consumo de aparatos electrónicos en el hogar ha aumentado significativamente, por encima del 20% en la gran mayoría de las viviendas. Debido a este incremento del consumo eléctrico, se hace más importante si cabe la necesidad de actuar como consumidores responsables, no solo para reducir gastos, sino también para cuidar de los recursos disponibles.

En este artículo revisaremos algunas claves para ser un consumidor responsable y cuidar del planeta desde nuestra propia casa.

¿Cómo han cambiado nuestros hábitos de consumo?

Tras el decreto del Estado de Alarma podemos ver ciertas tendencias que han cambiado nuestros hábitos de consumo en general. El auge del teletrabajo ha retrasado hasta una hora el momento de encender la primera luz, ya que evitamos el desplazamiento al trabajo, sin embargo, el hecho de comer y cenar siempre en casa, así como el pasar más tiempo de ocio en el hogar han producido este aumento en el consumo.

Por ejemplo, en las primeras semanas se registró la mayor audiencia televisiva de la historia con un consumo de 5 horas y media por espectador, muy superior a las 3 horas y media previas al encierro, lo que supone que nuestras teles han estado encendidas dos horas más al día.

Recomendaciones para ser un consumidor responsable

Ante este aumento del tiempo en casa y su consecuente mayor consumo, en Junkers queremos poner nuestro granito de arena con una serie de consejos para ayudarte a convertirte en un consumidor responsable, favorecer al medioambiente y ahorrar en nuestras facturas.

Desenchufa los aparatos que no utilices

Aunque muchas veces se piense lo contrario, el modo standby de muchos aparatos sigue consumiendo energía. Por ello, si no estamos utilizando la televisión o la radio, es preferible apagarla del botón del aparato en vez de desde el botón del mando a distancia.

Además, los pequeños electrodomésticos como batidoras o cafeteras también podemos desenchufarlos en los momentos en los que no los utilicemos, lo que nos ayudará a ahorrar dinero y energía.

Otro de los hábitos que consumen energía es dejar el cargador del móvil, tablet o batería portátil enchufado incluso cuando no está conectado el aparato. Nuestra recomendación es quitarlo del enchufe y dejarlo conectado únicamente el tiempo necesario para cargarlo.

Volver a los clásicos

Está claro que hoy en día tenemos una mayor dependencia de los aparatos electrónicos como el móvil, la tablet o el ordenador, pero ¿por qué no volver a los clásicos? Especialmente para las familias con niños, es importante promover hábitos de aprendizaje como puede ser la lectura. Un buen libro puede tenerlos entretenidos un buen rato y para los más pequeños, leer un cuento con los padres supone un tiempo en familia inigualable.

Como la lectura, los juegos en familia pueden ser nuestros grandes aliados en función de la edad de los hijos. Algunas divertidas propuestas pueden ser: el alto el fuego, adivinar películas, la mímica o el Pictionary para los que solo nos hacen falta papel, boli y dejar volar nuestra imaginación.

Controla la temperatura de la vivienda

Para conseguir ser un consumidor responsable, contar con un controlador modulante puede ser una ayuda extra para lograrlo. Estos sistemas permiten regular el gasto y el consumo de energía programando los sistemas de climatización en cada estancia y por horas contribuyendo a incrementar la eficiencia energética del sistema. De este modo, si hay una habitación que no utilizamos, podremos dejar de consumir energía en ella.

Otro truco para controlar la temperatura es revisar que las ventanas y puertas de la casa estén bien aisladas. De este modo, evitaremos las pérdidas de calor del interior y consumiremos la energía de nuestro sistema de climatización de un modo más eficiente.

Como consumidor responsable, aplica la regla de las 3R

¿Conoces la regla del reciclaje? Para ser un consumidor responsable, se puede empezar por pequeñas acciones tan sencillas como reducir, reciclar y reutilizar. En este sentido, quizás reducir los plásticos en este momento sea más complicado, pero no es imposible. Por ejemplo, hacer la compra con una bolsa que podamos lavar puede ser una alternativa a las bolsas de plástico.

Separar los materiales y reciclarlos en sus correspondientes contenedores también ayuda a mejorar nuestro planeta y es un gesto sencillo que podemos hacer desde nuestra propia casa. Además, si tienes algún envase que puedas reutilizar, por ejemplo como maceta o como recipiente de bolígrafos o lápices, también nos ayuda a reducir el consumo.

Esperamos que estos consejos te ayuden a ser un consumidor responsable, porque los pequeños gestos generan grandes ahorros.

Entradas recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt