En Productos

Los termostatos son sistemas de control que dan la orden de arranque y parada del equipo en función de la temperatura deseada.

Dicho de otra forma, son dispositivos que controlan los sistemas de calefacción y refrigeración (calderas, aire acondicionado, sistemas de producción a.c.s, bombas de calor, etc.) para mantener una temperatura ambiente adecuada dentro de ciertos rangos definidos previamente.

En el mercado puedes adquirir diferentes modelos de estos aparatos, desde el termostato analógico de rueda, más clásico, sencillo y económico, al cronotermostato digital, mucho más preciso,  pasando por el termostato inalámbrico, que no requiere de cableado o incluso con conectividad Wifi.

En este post hablamos de los principales tipos de termostatos y exponemos las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

Tipos de termostato para agua caliente, calefacción y aire acondicionado

Termostato analógico

El termostato analógico está equipado con una rueda que, al girar, permite  elegir la temperatura de la estancia elevándola o disminuyéndola.

Actualmente se trata de un aparato en desuso, de poca precisión y, por lo tanto, poco eficiente.

Termostato digital

Similar al anterior en funcionalidad, el termostato digital dispone de una pantalla en la que se visualiza y se fija la temperatura.

Pese a ser más eficiente que uno analógico, el termostato digital básico tampoco puede programarse.

Cronotermostato

Un cronotermostato es un equipo más preciso que los dos anteriores.

Puede programarse para controlar  el encendido-apagado de la calefacción y su temperatura por horas e incluso por días.

Los modelos inteligentes de última generación tienen conexión Wifi y pueden controlarse mediante un app.

Termostato inalámbrico

El termostato inalámbrico ha supuesto una revolución para la programación de equipos de calefacción doméstico.

A diferencia de los anteriores, no utiliza cables para conectarse con la caldera: lo hace enviando la señal de encendido-apagado a través de radiofrecuencia.

A grandes rasgos, este termostato es más cómodo porque, como no está fijo, podemos trasnspotarlo a cualquier habitación de la casa cómodamente.

Termostato modulante

Los “termostatos modulantes”, más allá de aportar una señal de marcha/parada de la caldera, equilibran la temperatura interior en función de la exterior, que captan a través de una sonda.

El termostato modulante es imprescindible en las calderas de condensación y consigue el máximo ahorro energético al combinar la temperatura de inercia (temperatura mínima que hay en la vivienda, independientemente de las condiciones exteriores) y la temperatura de confort (aquella que aporta una sensación térmica “agradable” al usuario).

Los termostatos y cronotermostatos modulantes pueden ser inalámbricos, con hilos o con conexión Wifi.

Concretamente, en Junkers existen dos tipos de controladores:

  • Los modelos CR. Termostatos o cronotermostatos para el control de la caldera en función de la temperatura ambiente. Los modelos CR100 y CW100 de Junkers disponen de dos hilos con sonda exterior y pueden programarse diaria o semanalmente.
  • Los modelos CW. Además de lo anterior, estos cronotermostatos también permiten controlar por curva de calefacción en función de una sonda de temperatura exterior.
  • Modelo CT100. Es un cronotermostato modulante conectado vía Bus de dos hilos a la caldera, y que permite el manejo del mismo mediante la aplicación móvil Junkers Control.

Termostato inalámbrico vs. Termostato con hilos. ¿Cuál es la mejor opción?

Los termostatos filares (o de hilos) se conectan a la caldera a través de cable que permite transmitir la señal de arranque o de parada.

Los termostatos inalámbricos, por su parte, realizan la transmisión de señal por radiofrecuencia: es decir, se instala un receptor en la caldera y un emisor, por ejemplo, en el salón. En Junkers son los denominados RF.

La primera ventaja de instalar un termostato inalámbrico es su comodidad y flexibilidad.

Al no requerir cables, puedes trasladarlo a cualquier lugar de la casa, resultando una opción ideal para instalaciones en las que no es posible o no queremos hacer obras para poner cableado.

Un termostato inalámbrico también es mucho más eficiente que uno con hilos: el ahorro energético puede ser entre un 15 y un 20% más alto.

Otras ventajas de elegir un termostato inalámbrico son:

  • Puedes encender y apagar la caldera de forma automática. Sólo tienes que preocuparte de conseguir la temperatura más agradable para ti.
  • Se controla desde una centralita inalámbrica, un pequeño terminal que normalmente dispone de una pantalla o display y de un par de botones. En términos generales, su uso es bastante sencillo e intuitivo.
  • Los modelos conectados a Internet mediante Wifi pueden controlarse con una app desde el Smartphone, lo que supone una gran comodidad a la hora de buscar confort.
  • Al no tener cables, puedes mover tu termostato inalámbrico a la habitación que quieras para  controlar la temperatura de todas las estancias, incluso de las más frías.
  • Otro de los aspectos positivos de instalar un termostato inalámbrico es que el dispositivo está concebido para optimizar el confort y el ahorro: al controlar y programar la temperatura de cualquier lugar de la casa a placer, no hay momentos de ineficiencia energética en los que la calefacción funcione sin necesidad.

En Junkers disponemos de una amplia gama de termostatos, relojes programadores y cronotermostatos que te ayudarán a tener la climatización de tu hogar bajo control mejorando tu bienestar y ayudándote a ahorrar.

¿Ya sabes cuál es la mejor opción para ti?

Entradas recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt