En Productos

La calefacción por suelo radiante funciona gracias a la canalización de una fuente de calor que se instala bajo el pavimento, las paredes o el techo de una vivienda.

El sistema de calefacción radiante más habitual es el suelo radiante. En función del tipo de fuente que utiliza, podemos distinguir entre el suelo radiante por agua (cuando lo que se instala bajo el suelo es un sistema de tuberías por las que circula agua caliente) o el suelo radiante eléctrico (también llamado hilo radiante y que emplea un cable conductor para distribuir el calor).

Desde un punto de vista funcional, usar la calefacción por suelo radiante para calentar una casa puede tener muchas ventajas, siendo un sistema de climatización ideal para trabajar con energías renovables (el sistema de generación de calor puede ser una caldera de condensación, una bomba de calor, un sistema de captación solar, etc.) que trabajan a baja temperatura y para diseñar espacios abiertos y libres de obstáculos.

De hecho, una de ventajas más importantes de este sistema de calefacción es que convierte una parte importante de la superficie de la vivienda en una gran fuente de calor. Además, gracias al suelo radiante, el calor emana y se distribuye de manera homogénea, creando un ambiente agradable y elevando el confort en la vivienda.

¿Cómo funciona la calefacción por suelo radiante térmico?

La calefacción radiante es un sistema que funciona por inercia térmica lenta.

La termodinámica básica del suelo radiante por agua es bastante básica: el pavimento se calienta gracias al agua caliente generada por una bomba de calor o una caldera de condensación y que circula por el sistema de tuberías con una temperatura máxima de 29 °C (el agua alcanza hasta 35 °C-45 °C, pero la temperatura del suelo no supera los 30 °C por el solado que lleva encima).

Una vez el suelo está caliente, libera la energía térmica al ambiente de forma lineal, progresiva y equitativa.

La instalación de este sistema de calefacción, aunque requiere de conocimientos técnicos, es fácil y rápida. Antes de poner las tuberías, es necesario colocar un film de polietileno para aislar la vivienda y evitar la entrada de humedad. También debe instalarse una cinta perimetral para prevenir posibles dilataciones del suelo contra las paredes.

Una vez las tuberías están fijadas y conectadas, se cubren con una capa de mortero y, después, con el pavimento.

Además, se debe instalar una caja empotrada para albergar y proteger los colectores y otros accesorios que permiten la regulación del suelo radiante.

Ventajas de la calefacción radiante

El suelo radiante es un sistema de calefacción limpio y silencioso, que proporciona un tipo de calor homogéneo, no reseca el ambiente y no precisa un mantenimiento específico. Cada vez son más las viviendas de nueva edificación con demanda de calefacción que optan por este sistema. También en el caso de reformas conviene tener en cuenta las ventajas que ofrece elegir calefacción radiante.

Las principales ventajas de este sistema son:

Rendimiento elevado

El suelo radiante se considera un sistema de calefacción eficiente. El caudal de agua que se transporta por el circuito es bajo (los circuitos se componen de tuberías muy finas, con un diámetro de entre 6 y 10 mm) y, a diferencia de los sistemas tradicionales que necesitan altas temperaturas de impulsión (hasta 80 °C -85 °C), los sistemas de suelo radiante trabajan con temperaturas bajas.

Consumo mínimo

La energía para garantizar el funcionamiento de una calefacción radiante es mínima. Utilizando una caldera de condensación o un sistema de energía solar, el suelo radiante consume entre un 10% y un 20% de energía menos que otros sistemas de calefacción convencionales.

Alta inercia térmica

La calefacción radiante no calienta la estancia de manera inmediata. A priori, puede parecer una desventaja, pero a pesar de necesitar más tiempo para llegar a la temperatura seleccionada, el calentamiento uniforme y la distribución del calor, hace que después de mucho tiempo apagada la temperatura del hogar se mantenga estable.

Energías renovables

El suelo radiante se considera renovable porque para su funcionamiento se usan sistemas como la aerotermia o la geotermia, las bombas de calor o los sistemas de energía solar térmica.

Opción de enfriamiento

En zonas con poca humedad, el suelo radiante puede usarse como sistema de refrigeración, haciendo circular por las tuberías agua fría. Esta opción todavía no está muy extendida, aunque puede ser interesante como sistema de climatización integral en algunas zonas geográficas.

Más espacio en la vivienda

La calefacción por suelo radiante no requiere de elementos auxiliares en las estancias, por lo que el hecho de prescindir de radiadores hace disponer de más espacio útil.

¿Me interesa instalar suelo radiante en mi casa?

El suelo radiante con caldera de gas de condensación es uno de los sistemas más ecológicos y de mayor rendimiento, y su consumo energético puede controlarse regulando la temperatura de cada habitación con su propio circuito y termostato.

La gama de calderas de condensación Cerapur de Junkers son perfectas para este tipo de calefacción. Estas calderas se adaptan a la legislación existente de eficiencia y etiquetado (ErP) y, en combinación con los sistemas de regulación y control, son una solución eficiente para conseguir el mayor confort para tu vivienda.

Pero, ¿se puede instalar calefacción radiante por agua en cualquier vivienda?

La calefacción radiante es una opción que debemos valorar en viviendas unifamiliares, chalets y casas independientes de nueva construcción, o cuando hacemos una reforma integral en nuestra residencia.

Debido a su funcionamiento, su instalación es habitual en zonas frías, donde la calefacción se utiliza de manera continua durante los meses de invierno. El suelo radiante no se recomienda en viviendas o locales comerciales con bajo uso o poca ocupación.

Además, este tipo de calefacción no puede usarse en pavimentos históricos ni en oficinas con suelos técnicos, es conveniente ver las características del suelo y asegurar que sea compatible.

Si te planteas esta opción para calentar tu vivienda, acude a un profesional que te pueda recomendar el sistema más apropiado según tus necesidades y las condiciones de tu casa.

Entradas recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt